Arquitectura en Brasil

La Arquitectura de Brasil, desarrollada con los siglos desde el principio de su colonización, fue influenciada directamente por los diversos pueblos que forman el pueblo brasileño y por los diversos estilos arquitectónicos venidos del exterior. Sin embargo, la arquitectura del bandeirista y el barroco mineiro son considerados por muchos eruditos como expresiones de los estilos europeos que habían encontrado en el Brasil una manifestación y una lengua apropiada, siendo distinguidos de sus contrapartes metropolitanas. La primera se refiere a la producción llevada, básicamente a lo que en la actualidad sería el estado de São Paulo, por las familias de los bandeirantes, siendo inspirados en el sentido estético, a pesar de las varias modificaciones del Manierismo. La segunda corresponde al barroco (aunque muchos lo consideran al igual Rococó) representado especialmente por las iglesias construidas para Aleijadinho.

A finales del siglo XVIII, con la introducción gradual del Neoclasicismo en el Brasil y en especial a la presencia del arquitecto francés Grandjean de Montigny al principio del siglo XIX, esta nuevo estilo daría resultados y conduciría más tarde al brote de una escuela ecléctica ya para el final del siglo, y eso produciría algunos de los edificios públicos más importantes del país y ejercería una influencia amplia en todo los estratos sociales capaces de construir hasta el advenimiento del Modernismo, que era otro gran momento en la arquitectura nacional, coronado por la construcción de Brasilia. En años más recientes la arquitectura brasileña continúa en su trayectoria y viene reasegurando el respecto internacional conquistado desde el Modernismo.

Materiales empleados en construcción en la Antigua Grecia

Los materiales frecuentemente empleados en la arquitectura griega fueron la madera, para soportes y techos; ladrillo sin cocer para las paredes, especialmente de casas; la piedra caliza y el mármol, para columnas, muros y porciones elevadas de los templos y edificios públicos; la terracota, para ornamentos; y metales, especialmente el bronce, para detalles decorativos. Los arquitectos de la época arcaica y clásica usaron estos materiales constructivos para edificios: religiosos, cívicos, domésticos, funerarios y recreativos. El adobe se reservaba para las construcciones más pobres y sin importancia.

En cuanto a las tejas, ha de recordarse que los restos más antiguos de la Grecia arcaica están documentadas en un área muy limitada en torno a Corinto (Grecia), donde las tejas fueron sustituyendo a los techos de paja en los dos templos, de Apolo y de Poseidón entre los años 700 y 650 a. C. Se expandió rápidamente, durante los cincuenta años siguientes, usándose en un elevado número de lugares alrededor del Mediterráneo oriental, incluyendo la Grecia continental, el oeste de Asia Menor, y el sur y el centro de Italia. Las primeras tejas tuvieron forma de S, y eran bastante abultadas, con un peso de unos 30 kilos cada una. Resultaban más caras y costosas de producir que un tejado de paja, por lo que su introducción se explica por la resistencia al fuego, que daba la necesaria protección a los costosos templos.

La expansión de la cubierta de teja debe verse en relación con el simultáneo auge de la arquitectura monumental en la Grecia Arcaica. Sólo los muros de piedra que estaban apareciendo por entonces, reemplazando a las precedentes paredes de barro y madera, eran suficientemente fuertes para soportar el peso de una techumbre de tejas.

Finalmente, no puede olvidarse que el aspecto general de los edificios era distinto al que se ve actualmente, ya que se pintaban con colores brillantes, de rojo, de azul, de tal manera que llamaban la atención no sólo por su estructura, sino también por su policromía.

Arquitectos que contribuyen a la arquitectura sustentable

Este es un listado de los arquitectos que contribuyen con la arquitectura sustentable o ecológica

Gernot Minke
Baruch Givoni
Brenda & Robert Vale
Charles Correa
Elías Rosenfeld36
Elio Di Bernardo37
Enrico Tedeschi38
Félix Trombe & Jacques Michel39
Glenn Murcutt
Ken Yeang
Ibo Bonilla
Norman Foster
Richard Rogers
Renzo Piano
Tom Bender41
Víctor Olgyay
Walter Segal42
William McDonough

La arquitectura sustentable en los medios de comunicación

En los últimos diez (10) años, los medios de comunicación que han llevado a cabo una importante reestructuración de contenidos influenciada, en gran medida, por el cambio de mentalidad de la sociedad. Por ello, los grupos empresariales han tenido que cambiar, o al menos introducir en sus principios editoriales, el concepto de desarrollo sostenible, como un valor a defender en la gestión y en los contenidos informativos.

De esta manera, el medioambiente ha pasado a ser uno de los temas más relevantes en lo que llevamos de siglo XXI. Pero, dentro de este, es importante destacar la arquitectura ecológica, también conocida como arquitectura sostenible o bioconstrucción, ya que desde que estallara el boom inmobiliario en España se ha convertido en la salida perfecta para muchos de los profesionales de la construcción. Aun así, sus orígenes se remontan a la primera crisis petrolífera en los años 60 (movimiento hippie), donde algunos idealistas lanzaron sus primeras propuestas ecológicas, centrándose principalmente en programas residenciales y pequeños equipamientos educativos y culturales.

Sin embargo, esta nueva salida ha creado todo un debate público en la sociedad y en los medios de comunicación, acrecentado en los últimos años con motivo de la crisis económica. ¿Es un nuevo negocio o un método para crear viviendas que respeten la naturaleza? La información recogida en los medios de comunicación digitales es amplia y variada, aunque siempre tratan el tema desde el punto de vista artístico, sin prestarle demasiada importancia al dato económico. Por ello, gracias a ese bombardeo informativo no es difícil encontrar una amplia lista de noticias en las que se habla de proyectos de ciudades verdes (Gwanggyo Power Centre o ciudad ecológica), edificios sostenibles (edificio caixaForurm de Madrid) o inauguraciones de grandes construcciones de este tipo (Madero Office y Greending Ugarte).

Los titulares que suelen aparecer en la prensa son siempre de consenso («Arquitectura sostenible a la andaluza») o provocación («Arquitectura sostenible contra edificios escultura»), pues el objetivo principal es reforzar los valores positivos y constructivos de la comunidad. Y la mejor manera de conseguirlo es a través de la provocación, ya que crea un debate público que ayuda a tener una visión más exacta de lo que el público quiere o espera que se realice sobre este tema.

En los casos en los que aparecen entrevistas estas suelen ser a starchitects (estrellas-arquitectos). En ellas la polémica está siempre subyacente, pues conciben la arquitectura como un arte. Un concepto que viene siempre acompañado de derroche, tanto de recursos como de dinero; algo que va en contra de los principios de esta ecoconstrucción.

Buen ejemplo de ello es la entrevista concedida por el autor del Guggenheim Bilbao, Frank O. Gehry (Toronto, 1929), al diario El País. Bajo el titular Se acabó el derroche, el mundialmente conocido arquitecto canadiense habló sin tapujos sobre la arquitectura sustentable. Para él, el problema radica en la legislación actual, que es la que impide el ahorro de energía, y la poca financiación y recursos que tienen los estudios de arquitectura para llevar a cabo proyectos verdes. Sin embargo, este sería incapaz de hacer algo en el que la sostenibilidad primara en detrimento del arte, pues para él son elementos inseparables. Pero, representa la opinión de un starchitects no comprometido ideológicamente con la sostenibilidad. Implica que como tantas opiniones del mundo de la arquitectura formalista debe ser tomada cuidado.

En gran medida, los blogs se han convertido en la plataforma para dar a conocer y polemizar sobre este tema. Aparentemente estos blogueros consideran que son la voz autorizada para decir que es donde mejor se puede conocer la opinión de auto-definidos expertos como de aficionados al tema.15 16 17 Respecto a esta, casi todos coinciden en que lo que comenzó en los años 60 como una gran iniciativa que protegería a la madre naturaleza de cara al futuro, se ha convertido en todo un negocio. Aun así, en general estos comunicadores se alegran de que, aunque sea con fines lucrativos, se tenga en cuenta el medioambiente y se hagan edificios y viviendas en aparente armonía con este.

Energía y arquitectura

La eficiencia energética es una de las principales metas de la arquitectura sustentable, aunque no la única. Los arquitectos utilizan diversas técnicas para reducir las necesidades energéticas de edificios mediante el ahorro de energía y para aumentar su capacidad de capturar la energía del sol o de generar su propia energía.

Entre estas estrategias de diseño sustentable se encuentran la calefacción solar activa y pasiva, el calentamiento solar de agua activo o pasivo, la generación eléctrica solar, la acumulación freática o la calefacción geotérmica, y el diseño solar pasivo, más recientemente la incorporación en los edificios de generadores eólicos.

El impacto ambiental del diseño edilicio, su construcción y operación son enormes. Como ejemplo, los edificios en los Estados Unidos son responsables del 39% de las emisiones de CO2, del 40% del consumo de energía primaria, el 13% del consumo de agua potable y el 15% de PBI por año.6
La casa pasiva estándar combina una variedad de técnicas y tecnologías para alcanzar un uso ultra-bajo de la energía.

Calefacción eficiente

Los sistemas de climatización (ya sea calefacción, refrigeración o ambas) son un foco primario para la arquitectura sustentable porque son típicamente los que más energía consumen en los edificios. En un edificio solar pasivo el diseño permite que éstos aprovechen la energía del sol eficientemente sin el uso de ciertos mecanismos especiales, como por ejemplo: células fotovoltaicas, paneles solares, colectores solares (calentamiento de agua, calefacción, refrigeración, piscinas), valorando el diseño de las ventanas. Estos mecanismos especiales se encuadran dentro de los denominados sistemas solares activos. Los edificios concebidos mediante el diseño solar pasivo incorporan la inercia térmica mediante el uso de materiales de construcción que permitan la acumulación del calor en su masa térmica como el hormigón, la mampostería de ladrillos comunes, la piedra, el adobe, la tapia, el suelo cemento, el agua, entre otros (caso muro Trombe). Además es necesario utilizar aislamiento térmico para conservar el calor acumulado durante un día soleado. Además, para minimizar la pérdida de calor se busca que los edificios sean compactos y se logra mediante una superficie de muros, techos y ventanas bajas respecto del volumen que contienen. Esto significa que los diseños muy abiertos de múltiples alas o con forma de espina deben ser evitados prefiriendo estructuras más compactas y centralizadas. Los edificios de alta compacidad tradicionales en los climas muy fríos son un buen modelo histórico para un edificio energéticamente eficiente.

Las ventanas se utilizan para maximizar la entrada de la luz y energía del sol al ambiente interior mientras se busca reducir al mínimo la pérdida de calor a través del cristal (un muy mal aislante térmico). En el hemisferio sur implica generalmente instalar mayor superficie vidriada al norte para captar el sol en invierno y restringir al máximo las superficies vidriadas al sur. Esta estrategia es adecuada en climas templados a muy fríos. En climas cálidos a tropicales se utilizan otras estrategias. El uso del doble vidriado hermético (DVH) reduce a la mitad las pérdidas de calor aunque su costo es sensiblemente más alto. Es recomendable plantar delante de las ventanas orientadas a los cuadrantes NO-N-NE, árboles de hojas caducas para bloquear el sol excesivo en verano y a su vez permitir el paso de la luz solar en invierno cuando desaparecen sus hojas. Las plantas perennes se plantan a menudo al sur del edificio para actuar como una barrera contra los fríos vientos del sur. Estas orientaciones son válidas para el hemisferio Sur, debiendose invertir en el caso del Norte.7

Arquitectura y medio ambiente

La arquitectura ambiental es cada vez más demandada en las áreas urbanas en todo el mundo.
Esto es porque los habitantes de las ciudades requieren más espacios ser espacios verdes, y vivir una vida más sana en todo sentido. La construcción responsable, al igual que el diseño arquitectónico sostenible es de vital importancia para la salud de los habitantes de una ciudad.
Es la arquitectura ambiental que planea, diseña, como los elementos del paisaje, el mapeo de rutas y la edificación que se combinan para crar un ambiente urbano.
La arquitectura ambiental está emparentada con la ingenería ambiental.
El diseño urbano, debe contener los principios de la sustentabilidad, por ejemplo paneles solares, reciclado de agua, espacios amplios y ventilados.
La arquitectura debe pensar en la comunidad y en la inclusión social en lugar de tomar recursos no renovables con afán de lucro.
A menudo la arquitectura diseña estos edificios para que sean vistosos, funcionales, seguros y energéticamente eficientes. Es necesario utilizar el AutoCad, 3DModeling, ú otros como Photoshop o 3D Studio.
La arquitectura moderna, que nació a principios del siglo XX, como el movimiento modernista, quería trazar un cambio entre la construcción ligada a la revolución industrial